Durante los preparativos de la novia el día de la boda, todo son nervios. ¿Qué pasaría si fuera diferente? En esta sesión de inspiración en la Costa Brava abrimos la habitación de la novia al mar. De olvidarnos de esos nervios, de dejarnos llevar por el momento.

Un desayuno con vistas al Mediterráneo ante los primeros rayos de sol. Un té mientras te relajas con el sonido del crujir de la arena en tus pies, las gaviotas y las olas

¿Por qué siempre nos imaginamos los preparativos el día de la boda como unos momentos estresantes cuando en realidad todo puede ser bien diferente?

Bienvenidas a Sea you.

 

El mejor residuo es aquel que no se genera.

Muchas veces nos centramos en reciclar y, a veces, nos olvidamos de que el mejor residuo es aquel que no se genera. Me encantan los vestidos de novia sostenibles dos piezas, así que para esta editorial hice un mix: Un vestido de novia básico de poliéster reciclado, ideal porqué durante la boda te dará mucha libertad de movimiento. ¡Serás la reina de la pista de baile! Y un sobre vestido confeccionado con telas provenientes de descartes textiles.

 

 

Poliéster reciclado

El poliéster es una fibra sintética que se obtiene del petróleo a partir de un fuerte procesado industrial con un gran impacto ambiental. Anualmente se consumen más de 100 barriles de petróleo crudo para la producción de poliéster, del cuál el 70% se utiliza para la industria textil y el 30% restante para la producción de botellas PET. Más de 500 mil millones de botellas de plástico que tardarán entre 100 y 1000 años en descomponerse.

El poliéster es un tejido muy transpirable, ligero y que no se arruga. El poliéster reciclado, lo mismo que sucede con la Seda de la Paz y la seda tradicional, tiene las mismas características que el poliéster virgen.

El poliéster reciclado se obtiene a partir del reciclaje de las botellas PET, y dado el elevado volumen de estas en nuestro planeta, es importantísimo su reciclaje. De esta manera se reduce la dependencia con el petróleo ya que no requieren de nuevas extracciones, genera un 75% menos de emisiones de CO2 con un impacto ambiental mucho menor que el poliéster virgen y promueve la economía circular ya que evita que los plásticos acaben en vertederos.

Y una vez pasado el boda, el poliéster reciclado es un tejido que podremos teñir fácilmente para poder reutilizar nuestro vestido de novia.

 

CRÉDITOS:

Fotografía: @el_ramo_volador
Vídeo: @freakandchicfilms
Íntimo y baño: @allthatsheloves
Flores: @mariafortgarcia
Muah: @bassols47
Modelo: @mireiagabarro @modelontop
Patrones: @hotelmasrabiol @adrialedesma
Coordinación: @laclaueventsweddings

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *