5 razones para casarse en invierno

Las bodas en invierno también pueden ser especiales. Son la alternativa perfecta para aquellos novios que quieran salirse de la típica temporada nupcial. Es cierto que muchas parejas sueñan con un día soleado de primavera o una estrellada noche de verano. Pero casarse en días de frío es una tendencia creciente, muy romántica y diferente. En este post os doy 5 razones para celebrar vuestra boda en invierno.

 

Foto: Blanc Mate

 

1. Más sencillo escoger una fecha.

En encontrarnos en meses en que menos parejas eligen esta época del año para casarse, si tenéis un lugar predilecto dónde celebrar vuestra boda o tenéis preferencia por un fotógrafo, videografía, wedding planner o maquilladora en concreto, os será mucho más sencillo encontrar una fecha disponible.

También, el invierno es una época en que la disponibilidad de los invitados es casi total, ya que el verano mucha gente está fuera de vacaciones o incluso puede coincidir con otra boda.

 

2. Los costes pueden disminuir

Del mismo modo que muchos hoteles aprovechan la temporada menos turística para ofrecer precios reducidos, algunos proveedores y restaurantes hacen buenas ofertas porque son fechas con menos demanda. Pero cuidado, porque muchos proveedores aprovechan estas fechas para disfrutar de sus merecidas vacaciones.

 

3. Olvídate de la meteorología.

En verano muchas parejas les gusta celebrar el convite en el exterior, pero siempre hay que tener previsto un plan B en caso de que la lluvia quiera hacer acto de presencia o haya una ola de calor. En invierno siempre contamos que hará frío y el tiempo libre no será espléndido, así que lo mejor que os puede pasar es que haga un magnífico día y el sol nos acompañe y poder pasar parte del convite al aire libre.

 

4. Gran variedad de complementos.

Olvídate del frío, porque hay una gran variedad de complementos y disfruta de tu boda en pleno invierno. Si hay un complemento que me apasiona de las bodas en invierno son las capas, mi complemento preferido y muy de moda. Te imaginas casarte bajo un romántico manto blanco de nieve con una capa que te resguarde del frío? La hada de las nieves. O si te gusta el rock’n’roll, por qué no una chaqueta roquera? ¡Las opciones son infinitas!

 

Foto: El ramo volador

5. Decoración natural

En invierno, y también en otoño, es una buena época para disfrutar de los colores que nos regala la naturaleza. Bosques con diferentes tonalidades, tierras llenos de hojas o montañas bien nevadas. Y para que no, aprovecharlo para decorar nuestra boda. La luz del sol también tiene un tono especial y nos ilumina estos paisajes llenos de romanticismo

 

Foto: Sicalipsis Fotografia

 

Pero lo mejor de todo es que podremos terminar la fiesta con un buen chocolate caliente y churros. ¡Esta sí que puede ser una buena razón!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *